Serenella Quarello y Francesca Cerutti

Serenella Quarello y Francesca Cerutti son las autoras de La señora Potipó busca casa, un álbum ilustrado con el que comenzamos a recorrer el mundo a comienzos del otoño. Nos hemos interesado por su  mundo creativo y han tenido la amabilidad de contestar a nuestras preguntas.

Os presentamos a dos autoras fantásticas.

 

Serenella y Francesca, en Narval sentimos un «flechazo» inmediato por la señora Potipó. Un personaje algo insólito en el mundo de la literatura infantil y juvenil actual. No así en los cuentos tradicionales. Una mujer incansable, intrépida y exigente, divertida…, que finalmente decide por autoafirmación poner en práctica sus deseos. Hábladnos de ella y también de los mundos por los que transita: reales e imaginarios.

Serenella:

A mí me pasó lo mismo con este personaje. Cuando lo vi ilustrado por Francesca, con esa melena despeinada y revuelta, pensé que era ELLA, perfecta. Mi señora Potipó. Sí, tienes razón, no es un personaje muy típico de la literatura infantil: antipática, insatisfecha, secota, pero, sí, al mismo tiempo, divertida e… incansable. ¡Y la verdad es que se nos parece un poco!

Francesca:

Potipó es un personaje muy peculiar. Y lo ves por cómo se viste y por el peinado. ¿Quién se pondría un vestido rosa tan chillón y unas medias verdes de rayas?

Pero al mismo tiempo es detallista: todos los complementos hacen juego. Su pelo es rebelde, aunque recogido en un gran moño, arreglado y llamativo a la vez. No sonríe nunca, solo lo hace en las últimas páginas porque se hace lo que ella manda.

 

Serenella y Francesca, desveladnos algún secreto de la señora Potipó y de los paisajes por los que transita, evocación de los cuentos populares clásicos. Cómo se conjugaron vuestros dos mundos creativos, el de la palabra y la imagen.

Serenella:

Pues sí, hay mucho de los cuentos tradicionales que un poco se están perdiendo pero que, en mi opinión, siguen siendo importantes para los niños, ya que cada cuento tradicional encierra su porqué, su mensaje, su enseñanza, de las buenas. Los clásicos son clásicos, punto.

En la Potipó he querido hacer un homenaje a alguna casita tradicional: la que prefiero es la isba sobre patas gigantes de gallina que recuerdo en los cuentos rusos que leía de niña, pero también está la casita de la bruja de Hansel y Gretel, una casita que siempre me ha gustado, será por el chocolate y el mazapán, y hay castillos encantados, bosques…

Francesca:

Mi tarea ha sido la de darles una forma a las ideas y a los lugares de Serenella, que he adaptado a lugares y atmósferas que me gustan o que conozco. Los colores y el mobiliario de la oficina son los mismos del despacho donde trabajaba entonces. La casita de mazapán está repleta de algodón dulce porque me gusta mucho, la furgoneta amarilla la vi en una feria, el tambor del mono está en mi propia casa.

 

¿Cuál es vuestro método de trabajo? ¿Cómo surge la primera idea?

Serenella:

La idea, depende de… las ideas. Hay ideas que conviven en mi cajón de las ideas durante años, hay ideas que nacen de noche y se convierten enseguida en proyectos editoriales y las hay como esta:  quería escribir un álbum para pequeños pequeños y que tuviera casa. Y se me “apareció” la señora Potipó tal y como la veis. Le agradezco a Narval que también hayan sentido ese mismo “flechazo” por la muy antipática señora.

Francesca:

Mi primera idea siempre brota de la observación de lo que me rodea. Al observar a las personas de nuestro entorno (incluso en el tranvía) nacen las ideas primitivas, los rasgos de los personajes. Esta vez ha sido más fácil porque mientras estudiaba a la Potipó, trabajaba en una agencia inmobiliaria y he conocido a muchas personas que buscaban casas… especiales.

 

¿Habéis trabajado con un storyboard ? ¿Bocetos?

Francesca:

Sí, claro, empecé con el estudio del personaje y luego con el storyboard. Hice varios antes de llegar al definitivo.

Tengo una montaña de páginas y bocetos. Como estos…

 

 

El ritmo narrativo y el color son elementos clave de esta obra. ¿Es así? ¿Qué otros elementos os identifican? ¿Cuáles son vuestras señas de identidad? ¿Cómo se logra el equilibrio entre texto e imagen?

Serenella:

Sí, es así, el ritmo de las des-aventuras inmobiliarias de la Potipó se acompaña del color. Las ideas de Francesca siempre rebosan colores.

¿Nuestras señas de identidad? La verdad es que normalmente mi tárget es para niños más mayores y literatura juvenil, pero con Francesca me encanta trabajar porque me arrastra a su mundo lleno de imágenes infantiles, de colores, alegres, irónicas… El equilibrio es natural.

Francesca:

En cuanto Serenella me envió el cuento, sentí un flechazo, me gustó enseguida: alegre, irónica, perfecta para utilizar colores llamativos.

Me gusta mucho trabajar con historias simpáticas y personajes estrafalarios que viven aventuras divertidas.

 

¿Cuáles son vuestras fuentes de inspiración, influencias y autores favoritos?

Serenella:

Esta es una pregunta difícil. Son demasiados. Me encantan los clásicos (Dickens, Verne, Twain, Stevenson…), la pintura (los grandes a partir de Goya, mi favorito), el género fantástico actual así como las aventuras y el misterio (aunque en la Potipó esto no parece ;-)).

Ilustradores: Pacheco, Barrenetxea, Auladell y… mi hermano Maurizio con el que siempre estoy en contacto a la hora de empezar un proyecto nuevo.

Francesca:

Beatrice Alemagna, mi ilustradora favorita.

Fueron sus libros los que me hicieron enamorar de la ilustración y los guardo todos en mi biblioteca.

 

A vuestro juicio, ¿qué elementos debe tener un libro infantil? ¿Cuáles son las claves para contar una buena historia?

Serenella:

Hoy en día la brevedad, el final sorprendente (¡lo más difícil!) y tener algo de  lo que les gusta a los niños: reírse, el misterio o las aventuras.

Francesca:

Los niños son muy curiosos y atentos frente a los detalles. Es muy importante dibujar muchos y diferentes. Por ejemplo, el bolso de Potipó nunca aparece en la misma posición.

 

¡Muchas gracias!

¡Muchas gracias a ti!