José Fragoso

José Fragoso con La increíblemente alucinante historia de Marcial, el niño normal, álbum ilustrado. Narval editores.

 

José Fragoso, Madrid (1975), ilustrador y artista multidisciplinar, asentado desde hace años en Estados Unidos, nos introduce en el universo infantil a través de La increíblemente alucinante historia de Marcial, el niño normal, publicada recientemente en Narval.

Conversamos con él largo y tendido.

 

¿Cómo nació Marcial?

 

Marcial nació en Nueva York hace unos cuatro años. En esa época compartía un estudio cerca del Empire State Building con la banda de música a cappella Duwende: mientras ellos editaban sus vídeos o ensayaban sus canciones, yo dibujaba con banda sonora de fondo.

Siempre quise crear mi propio libro infantil, así que fue algo muy natural. Después de ilustrar para otros autores quería contar una historia tal y como me apetecía y con la única presión de sentir que el resultado final me representaba. ¡Así de sencillo y de complicado!

Ese mismo año fui el ilustrador invitado en el XXI Simposio de Literatura Infantil del Instituto Cervantes de Nueva York donde, tras mi intervención, leí el cuento a los asistentes para dar un toque de aire fresco después de tantas horas de charlas y conferencias. Reconozco que la entusiasmada reacción me sorprendió. La gente quería comprarlo allí mismo e incluso me daban su contacto para que les informara cuando se publicase. Ahí es cuando me di cuenta de que tenía que intentar publicarlo, algo que tenía en mente pero no como una prioridad.

 

Cuéntanos el proceso de creación del personaje. Ilustración y narración.

 

Tanto en la creación de la historia como de los personajes quise que fuera un proceso que me hiciese disfrutar. Como ilustrador siempre quieres crear trabajos que “impresionen” llegando muchas veces a lo que aquí llaman overwork, a “sobretrabajar” los dibujos, de forma que pierden el alma y se convierten en una ilustración con muchas horas de trabajo, pero que olvidas al segundo. Quería evitar esto a toda costa y captar el espíritu del primer boceto.

 

José Fragoso. Boceto Marcial

 

Además me di cuenta de que los artistas que más me gustan son precisamente los que hacen lo contrario: Jean Jacques Sempé, Charles Addams, Charles Schultz o Bill Watterson crean dibujos aparentemente sencillos, pero que te hacen sentir muchas cosas y se te quedan grabados para siempre. Eso es lo que quise para Marcial: no necesitaba más que manchas de color y alguna línea para que expresase sentimientos, empezando por su pelo que muestra su estado de ánimo.

Otro de los motivos para hacer una ilustración tan básica era buscar el contraste entre la sencilla vida diaria de Marcial y su exuberante imaginación. Cuando Marcial imagina aparece el detalle, la línea, la composición.

Y Trismo era mi perro. Un bulldog francés blanco y negro que, como el de Marcial, estaba mayor y veía poco. El pobrecito nos dejó a los pocos meses de escribir la historia, así que este libro es un bonito homenaje. Representa a los adultos, no quería que solamente apareciese un niño porque quería evitar que la imaginación se asocie exclusivamente a la niñez.

 

Fragoso. Boceto. Marcial

 

¿Por qué ese título tan largo?

 

Por dos motivos, el primero por seguir buscando el contraste entre la sencillez de Marcial y de la palabra normal frente a la grandilocuencia de título. Al contrario que la mayoría de portadas de libros infantiles donde la imagen es lo principal, aquí quería que la tipografía ocupase mucho más que la ilustración, pero que fuese el elemento más pequeño y anodino el que tuviese más importancia. Todo en la portada gira alrededor de ese Marcial pequeñito que parece que pasaba por allí.

El segundo motivo era obvio: hablo sobre la imaginación, lo que sin duda es la historia más increíble y alucinante que se puede contar.

 

¿Qué hay de ti en Marcial?

 

Pues sin haberme parado a pensarlo antes, sí que creo que hay cosas de Marcial en mí. Empezando por la inquietud permanente de intentar disfrutar de todo lo que hago, algo que Marcial consigue cuando empieza a imaginar.

Cuando era adolescente me molestaba que dijeran que era infantil y con el tiempo me he dado cuenta de que si eso significa mantener ese espíritu, ser creativo e utilizar la imaginación, no solamente es genial sino que es algo que todos deberíamos hacer.

 

¿Por qué has utilizado el collage en este álbum? ¿Ofrece ventajas con respecto a otras técnicas?

 

Buscaba que la imaginación representase cosas increíbles pero creadas con imágenes reales. La imaginación se alimenta de la realidad y nos permite crear cosas imposibles, pero siempre desde cosas que conocemos.

 

marcial_deberes

 

Lo de utilizar imágenes antiguas se me ocurrió por la sección de libros usados de la librería Strand Books de Nueva York, una serie de estanterías al aire libre llenas de auténticas joyas a un dólar. Siempre que pasaba por delante me paraba a ojearlos y me quedaba fascinado con esas fotos e ilustraciones antiguas. Muchas de las imágenes de los collages de Marcial salen de ahí.

 

La imaginación, una herramienta poderosa. Háblanos de ella.

 

Como profesor de ilustración intento que mis alumnos valoren el poder de la imaginación. Les insisto en que esto no es cuestión de dibujar muy bien sino de ser capaz de conectar y hacer sentir algo a quien ve nuestro trabajo. Les digo: “intenta que lo que hagas cuente una historia, que no sea simplemente bonito”. Esa historia, esas sensaciones y esa conexión se consiguen usando la imaginación.

Y lo mejor es que TODOS tenemos imaginación, hasta la persona más gris que hayas conocido en tu vida tiene imaginación. Simplemente no tenemos que tener miedo de usarla.

Algo que veo a menudo como profesor es cómo los niños empiezan a estandarizar sus dibujos según se van haciendo mayores. Mejoran la técnica pero pierden frescura en las ideas y eso está causado por el miedo a no gustar, lo que les hace limitar su imaginación. Se quedan en una zona conocida donde arriesgan menos y no exploran las ideas extremas que sin duda son más interesantes.

La imaginación se puede y se debe utilizar en todos los ámbitos, no es algo exclusivo del arte o la música. La creatividad nos puede permitir trabajar más eficazmente y disfrutar más de lo que hacemos. Un científico necesita creatividad para encontrar un estudio interesante y un dependiente de una tienda puede vender mucho más si busca una manera creativa de hacerlo. Es aplicable a todo y a todos y, de hecho, la creatividad y la imaginación son las herramientas más poderosas con las que contamos.

 

¿Qué ofrece el álbum ilustrado con respecto a otros formatos como medio de expresión?

 

Es mi formato favorito, sin duda. Me gustan los libros pero no puedo negar que las ilustraciones me encantan, incluso en libros como El Pequeño Nicolás donde un dibujito te saluda desde una esquina dando vida a la composición cuadriculada creada por las líneas de texto.

Una ventaja del álbum ilustrado es que utiliza la imagen en la medida justa. No cuenta demasiado, pero sí lo suficiente apoyando al texto, si lo hay. Por ejemplo, en un cómic contamos mucho a través de las imágenes e incluso manejamos el tempo de la historia haciendo que el lector permanezca más o menos tiempo en una viñeta. Pero en el álbum ilustrado contamos algo con una imagen y el resto queda a la imaginación del lector.

 

José Fragoso. Boceto Marcial

 

Y el tamaño ayuda mucho, normalmente son formatos grandes que nos permiten sumergirnos en cada página y visitarla a menudo sin que nos aburra, algo que teniendo hijos se hace constantemente. Me parece apasionante como puedes leer decenas de veces un mismo álbum ilustrado y que te siga entusiasmando, tanto a un niño como a un adulto.

También el formato grande nos ofrece mucho espacio, mucha página para rellenar o no. El espacio vacío de la página es también parte de la ilustración y en mi caso me encanta utilizarlo.

 

¿Qué rasgos caracterizan tu obra?

 

Yo creo que el humor y la ternura, eso es lo que intento expresar con mi trabajo. Me encantan los autores como Roald Dahl que te cuentan una gran historia que te hace pasar miedo, tristeza o vivir aventuras, pero que siempre te hace reír y conectar emocionalmente con los personajes.

 

Marcial acelgas

 

También diría que Disney, Pixar y el cine de stop motion, como el de los estudios Aardman o Laika, son una influencia por su manera de contar historias. Estudié animación tradicional de dibujos animados en Madrid y cine en Nueva York, por lo que el cine y la animación siempre me han interesado e influido. Al fin y al cabo un libro, una ilustración o una película son distintas maneras de contar una historia, que es de lo que se trata mi trabajo.

 

¿Qué técnica utilizas?

 

Las que más utilizo y con las que me siento más cómodo son la plumilla y la acuarela. Con el tiempo tiendo a utilizar el ordenador lo menos posible. Siempre dibujo a mano pero hubo una época en que coloreaba mucho por ordenador. El resultado me gustaba, pero me di cuenta de que me permitía hacer cosas que a mano no era capaz de hacer y eso no me convencía.

 

José Fragoso. Boceto Marcial.

 

Tampoco soy un gran fan de la perfección que te da el ordenador, cada vez disfruto más la imperfección y me encanta ver que detrás de un dibujo hay una mano humana que se equivoca. No hay dos manos que muevan igual el pincel, pero todos apretamos las teclas del ordenador de la misma manera. Además me gusta mancharme, a mis alumnos les miro las manos al final de clase y saben que si están limpias es que no han trabajado lo suficiente.

 

¿Cómo es tu biblioteca?

 

En los últimos tres años y desde que nacieron mis hijas Olivia y Frida la cantidad de álbumes ilustrados en nuestra biblioteca ha aumentado exponencialmente, hasta el punto de que creo que ahora mismo es lo que más tenemos. Desde clásicos como Donde Habitan los Monstruos de Maurice Sendak o libros del Dr Seuss a novedades maravillosas como Nibbles The Book Monster de Emma Yarlett.

También tengo cómics y muchas tiras cómicas de las que siempre he sido un gran seguidor. Calvin & Hobbes, Peanuts, Cul de Sac, Pogo, Moomin o Little Nemo son una auténtica delicia.

Ahora estoy leyendo Harry Potter gracias a la recomendación de mi amiga la escritora inglesa Amelia Thorne, con quien trabajé en varios libros y con quien creé  Mr Glue Stories, una aplicación de iPad para fomentar la lectura. Me contó que a pesar de que todos los miembros de su familia lo han leído varias veces, cada vez que se van de viaje en coche van escuchando el audio libro: si despierta esas pasiones tiene que ser bueno y la verdad es que me está encantando.

 

Y para concluir, háblanos de proyectos futuros.

 

Acabo de terminar un nuevo álbum ilustrado sobre nuestra voz, una historia llena de sorpresas que, basándome en lo que lo están disfrutado mis hijas, creo que a los niños les va a encantar.

También estoy trabajando en Nutrigirl, un cómic para fomentar la alimentación saludable en adolescentes, escrito por la nutricionista de Nueva York Stacey Weiss Bender.

Aparte sigo dando clases de ilustración en el Instituto Cervantes de Chicago donde también soy el creador de toda la imagen y personajes de sus cursos para niños y adolescentes.

Y continúo trabajando como ilustrador para la productora de Brooklyn Picture Farm en diferentes proyectos para televisión y publicidad. Llevo varios años y me encanta, ya  que me permite unir el lenguaje cinematográfico con la ilustración en proyectos tan dispares que van desde rellenar varias pizarras, tan grandes como una pared, a dibujar a la actriz Tilda Swinton para un anuncio de gafas de sol.

 

Muchas gracias.

Anuncios